sábado, 31 de mayo de 2014

ANTIGUO EGIPTO: Economía y Sociedad.

Economía del Antiguo Egipto.
   La economía estaba controlada por el Estado egipcio. La prosperidad dependía de la fecundidad de la tierra -de su producción agrícola- y de la sólida organización del Estado.
   Las actividades económicas estaban organizadas y supervisadas por el Faraón (rey de Egipto) y sus funcionarios. La principal actividad económica era la agricultura de regadío. Se cultivaba especialmente trigo y lino. También se producía cebada, hortalizas, uvas y dátiles.
   La tierra se consideraba propiedad del faraón, que retribuía con ellas los servicios de los funcionarios. Las tierras eran trabajadas por los campesinos, que utilizaban una tecnología sencilla. Una vez que se evaporaba el agua de los campos inundados, preparaban la tierra, sembraban y, después de un tiempo, cosechaban los granos y otros productos. Todas estas actividades eran supervisadas por los funcionarios reales.
   A través de los impuestos, el Estado se quedaba con parte de la producción, que se depositaba en los almacenes reales, en grandes silos. El Estado redistribuía los granos y los otros productos entre los sectores no productores y los trabajadores de las obras públicas. En época de escasez, también distribuía las cosechas entre toda la población.
   Los egipcios practicaban la agricultura de regadío que básicamente  consiste en el suministro de agua a los cultivos a través de diversos  métodos artificiales de riego. La agricultura demandaba la construcción y mantenimiento de obras de control, contención y distribución del agua. Los campesinos estaban obligados a construir las represas y canales de riego, supervisados por los funcionarios reales.
   La agricultura se complementaba con la ganadería. Se criaban vacas, asnos, cabras y cerdos. La caza de aves y la pesca complementaba la dieta de los egipcios.
   Se destacaron en la alfarería, en la fabricación de algunos productos artesanales, como herramientas de cobre y bronce y la confección de tejidos.
   También eran buenos constructores de barcos.
   La carencia de algunas materias primas, como la madera y los metales, estimuló la actividad comercial. El comercio era un monopolio del Estado. El faraón enviaba expediciones a distintos territorios del Cercano Oriente, acompañadas de protección militar en barcos que eran de su propiedad. Las maderas, piedras, metales preciosos, eran intercambiados por cereales, tejidos y papiros egipcios. Se recurría al trueque o bien mediante el pago con lingotes de metal.
Se dedicaban también a la minería sobre todo en lo que se refiere a la extracción de oro, plata, cobre y estaño.

Sociedad del Antiguo Egipto.
La sociedad de los antiguos egipcios estaba organizada en dos grandes sectores, uno Privilegiado y otro No Privilegiado. En el primero se encontraba el grupo dirigente mientras que en el segundo estaba la mayoría de la población. No había ciudadanos sino súbditos (personas con obligaciones). Era casi imposible cambiar de grupo.

Sector Privilegiado.

•  El Faraón y su familia.
Sacerdotes. Eran los encargados del ritual religioso,  interpretaban la voluntad de los dioses y daban  consejos al faraón.  Poseían conocimientos científicos y dominaban la  escritura. Establecían el calendario según las inundaciones. Este fenómeno no siempre comenzaba el mismo día, pues dependía de la aparición de la estrella de Sirio. Este día se establecía como el primero del año y lo fijaban los sacerdotes. 
Funcionarios. Se encargaban de hacer cumplir las órdenes  reales (encargados de provincias, del tesoro, de  organizar la mano de obra para los trabajos  públicos, etc.). El  faraón les daba tierras en pago a  sus servicios. Se destacaban: Gobernadores o visires que dirigía la administración el estado, impartía justicia y recaudaba los  impuestos y los Escribas que debido a su conocimiento, ocupaban un papel importantísimo en la  administración del estado.  Llevaban los registros de los impuestos, cosechas y personas.
Jefes de ejército.  Defendían el país  se encargaban de las conquistas de nuevos  territorios.

Sector No Privilegiado.

•  Campesinos. Eran el 90% de la población.  Cultivaban las tierras del faraón, de los templos y de los  funcionarios. Se quedaban con parte de la cosecha, otra parte tenían que  entregarla al dueño de las tierras y otra al faraón como pago de  impuestos. Antes de la inundación debían construir diques, canales, lagos artificiales para almacenar el agua. Durante la crecida del Nilo los campesinos trabajaban  en la construcción de templos y tumbas. Luego que el río volvía a su cauce y la tierra se fertilizaba con el limo, sembraban principalmente cereales como trigo y cebada.
•  Artesanos.  Trabajaban largas jornadas en los talleres del  Faraón, en los templos o en sus casas. Realizaban tejidos en lino, cerámica, metales, piedra, madera,  cuero, etc.
•   Comerciantes. Vendían y compraban productos mediante el trueque, el valor de  los mismos se calculaba con sacos de cebada.
•  Esclavos. No tenían ningún tipo de derechos. Eran prisioneros de guerra; propiedad del Faraón o del sector  privilegiado. Trabajaban en la construcción de templos y pirámides, en las minas y en el ejército. 
Bibliografía consultada: 
  • Geymonat, R, et al; Historia II. La Época Moderna en Europa y América. Editorial Santillana.
  • Abadie, S; et al; Historia 2ºc.b. Europa, América y Uruguay entre los siglos XVI y XIX. Ed Monteverde.
  • Imágenes sacadas de Internet.


Imagen sacada de: http://www.claseshistoria.com/bilingue/1eso/egypt/society-esp.html

martes, 27 de mayo de 2014

Civilización Egipcia: "Un don del Nilo". Ubicación y gobierno.

Ubicación espacial y temporal.
Hace aproximadamente unos cinco mil años se desarrolló y floreció  una brillante civilización: “La tierra de los  faraones”.  Egipto se encuentra ubicado en el noreste de África; limita al norte  con el Mar Mediterráneo, al sur con Sudán, al este con el Mar Rojo y la península del Sinaí, y al oeste con Libia.  Los antiguos egipcios reconocían en su país dos zonas, la zona de la  tierra negra ("kemet") y la de la tierra roja  ("deshret"). Así mismos  ellos se llamaban "remet-en-kemet" o sea, el pueblo de la tierra  negra. La zona de la tierra negra era donde se encontraba la tierra fértil  (apta para el cultivo) en las márgenes del Río Nilo a lo largo del  mismo, y en el delta en su desembocadura en el Mar Mediterráneo.  En esta zona era donde vivían y cultivaban los antiguos egipcios. La  zona de la tierra roja era “el mundo de los muertos”, era la zona  desértica por lo cual los egipcios la utilizaban para excavar tumbas,  construir templos funerarios y es justamente allí donde se  levantaron las colosales pirámides.
En el siglo V antes de Cristo, el historiador griego Herodoto visitó  estas tierras y caracterizó a este país como “...Egipto, un don del  Nilo...”. Esta afirmación fue hecha por dicho historiador ya que sin  lugar a dudas ninguna civilización pudo haberse desarrollado allí si  no fuera por la existencia de este río y sus características  inigualables. El Nilo cruza Egipto de sur a norte, y su ciclo de crecidas marcó  el ritmo de vida de los antiguos egipcios en todos los aspectos: políticos, económicos y socio-culturales. Para los egipcios las inundaciones anuales del Nilo eran el centro de  su existencia, ya que las mismas eran la que facilitaban el  crecimiento del grano, les proveía abundancia de pescado y del  preciado junco de papiro. Además de ello también era una  importante vía fluvial. El origen de estas inundaciones procedía de  las lluvias africanas y el deshielo de las nieves de las montañas de Etiopía que en primavera daban origen a inmensos torrentes que  alimentan su caudal.








              










ORGANIZACIÓN POLÍTICA DE EGIPTO.
      La organización política de Egipto hasta cerca del año 3.000 a.C. consistía en dos reinos que se ubicaban al sur (el Alto Egipto) y al norte (el Bajo Egipto) en el valle del río. A partir de allí se unificó en un solo reino. Todo Egipto formó un solo reino, un estado centralizado, gobernado por un Faraón que llevaba una doble corona. El primer Faraón se llamó Menes según algunos investigadores.
      La forma de gobierno de Egipto era una monarquía (gobernaba uno, un rey llamado Faraón). Era absoluta porque su autoridad no tenía límites: hacía las leyes, organizaba el ejército, dirigía la vida religiosa, administraba justicia y controlaba la construcción de obras públicas. Todo Egipto le pertenecía: las tierras, las cosechas, el comercio. Él centralizaba y distribuía tareas y alimentos. La figura del faraón garantizaba el funcionamiento de la compleja organización para controlar y utilizar las aguas del Nilo, de movilizar la población para crear la infraestructura necesaria para que la tierra produjera más, y la realización de diques y canales a lo largo de los 1200 kilómetros que ocupaba el reino. También era sagrada ya que sus súbditos lo creían un dios vivo o hijo del dios Ra, porque consideraban que era el intermediario ante los dioses para conseguir favores de la naturaleza. Gobernaba hasta la muerte (cargo vitalicio) y al morir su poder lo heredaba su hijo o un familiar cercano (cargo hereditario).
     Funcionarios y sacerdotes colaboraban con la tarea de gobernar. Cuando más cerca del poder del faraón, mayores eran los beneficios que recibían.
   El conjunto de funcionarios (burocracia) estaba organizado jerárquicamente: visires (ministros), gobernadores (máxima autoridad en cada región), los escribas, etc.
   Los pobladores de Egipto debían pagar impuestos al Estado y todo era guardado en los depósitos del Faraón. También debían trabajar en las obras públicas.
   Egipto se convirtió en un imperio cuando dominó a pueblos vecinos.
 
 Períodos de la Historia del Antiguo Egipto.
ALGUNOS SÍMBOLOS DEL FARAÓN:
 Sarcófago de Tutankamon.
 Coronas. 
Amenhotep III.
El Faraón representa en Egipto el poder político con connotaciones divinas, que lo convierte en un ser sagrado para su pueblo. Su imagen por tanto tenía que transmitir esa idea de valor sobrenatural, pero también de autoridad política, que quedaba simbolizada en su poder para unificar los dos grandes territorios del país, el Alto y el Bajo Egipto.
Sus atuendos oficiales y la representación en la estatuaria y el arte egipcio en general, acumulaban una serie de símbolos con los que transmitir todo ese complejo significado.
Así coronaba su cabeza una doble corona, que venía a ser la unión en una sola de las dos que simbolizaban el Alto y el Bajo Egipto. La primera era la corona roja o Desheret, símbolo del Bajo Egipto; y la segunda más alta y puntiaguda, era la corona blanca o Hedjet, símbolo del Alto Egipto. Las dos fusionadas en una sola constituían la doble corona o Sejemty.
El faraón también se representa con otras coronas, aunque menos frecuentemente: así la corona osiriaca o Atef, que se utilizaba en rituales religiosos; la corona azul, más utilizada en el Imperio Nuevo y que sustituía a veces a la doble corona; la corona emplumada o Shuti, empleadas por las esposas del faraón; y la Triple atef o Jemjem, que tenía una simbología solar.
Aunque en muchas representaciones el faraón no aparece con ninguna corona, sino con un tocado de tela, mucho más ligero y cómodo de llevar, que sería también el más habitual en su vida cotidiana. Era el famoso nemes, que cubría toda la cabeza, cayendo verticalmente por detrás de las orejas, y atándose con un nudo a la nuca en forma de trenza.
En la parte alta del nemes se prendía un uraeus o cobra, que simbolizaba el Bajo Egipto por asociarse a la diosa Uadyet, patrona de esa parte del país. A su lado solía acompañarse de la imagen de un buitre, asociado éste a la diosa Nejbet, patrona del Alto Egipto. Los dos seres unidos sobre el nemes simbolizaban nuevamente la unificación del Alto y el Bajo Egipto.
Sobre la barbilla, el faraón portaba una barba o perilla postiza, símbolo relacionado con el dios Osiris, considerado el primer faraón, y que se representaba también con una gran barba similar a la que llevaban sus sucesores.
En sus manos el faraón portaba dos cetros: el Nejej, que era como un flajelo que también se relacionaba con Osiris; y el Heka, que era similar a un cayado, con el que se simbolizaba la autoridad paternalista del faraón, que guiaba a su pueblo como el pastor a su rebaño.
Bibliografía consultada: 

  • Geymonat, R, et al; Historia II. La Época Moderna en Europa y América. Editorial Santillana.
  • Abadie, S; et al; Historia 2ºc.b. Europa, América y Uruguay entre los siglos XVI y XIX. Ed Monteverde.
  • Imágenes sacadas de Internet.

martes, 20 de mayo de 2014

PRIMERAS CIVILIZACIONES: Ubicación temporal-espacial y aspectos comunes.

UBICACIÓN TEMPORAL-ESPACIAL DE LAS PRIMERAS CIVILIZACIONES.

Las primeras civilizaciones surgen en distintas regiones del mundo y en diferentes épocas.
Estas regiones son Cercano Oriente, Egeo, Lejano Oriente y territorio americano.
A fines del siglo IV y comienzos del III milenio A.C., en el Cercano Oriente y el Egeo sobre los valles aluviales de los ríos Nilo, Tigres y Éufrates, en la zona del mediterráneo oriental y en la meseta del Irán, se desarrollaron las civilizaciones: egipcia, sumeria, cretense, fenicia, hebrea y persa, entre otras.
En el Lejano Oriente, a mediados del III milenio A.C. en los valles fértiles del Ganges e Indo y de los ríos Amarillo y Azul, se asentaron las civilizaciones India y China.
Aproximadamente en el primer milenio A.C. también surgirán importantes culturas en el área mesoamericana y en el área andina antecesoras de las civilizaciones maya, azteca e inca.



FORMAS POLÍTICAS, ECONÓMICAS, SOCIALES Y RELIGIOSAS DE LAS PRIMERAS CIVILIZACIONES.
FORMAS POLÍTICAS. En el Cercano Oriente surgieron las primeras formas de organización política, es decir, una manera de organizar, dirigir y gobernar la sociedad. La política en las primeras civilizaciones no era un área delimitada como ahora, en ella se confundían funciones tanto políticas como religiosas y económicas. El gobernante concentraba en su persona todos los poderes. Los medios que utilizaba para imponerse a la sociedad eran la violencia, el control de la economía y el dominio de lo sobrenatural. La forma de gobierno de los estados del Cercano Oriente a partir del tercer milenio a.C. fue la monarquía que tuvo, en casi todas partes, las siguientes características: absoluta, porque el rey era máximo jefe militar, juez supremo y hacía las leyes; sagrada o teocrática, ya que se le consideraba dios o representante de los dioses; vitalicia, porque su cargo duraba toda la vida y hereditaria, porque el poder se trasmitía entre los miembros más directos de la familia real. Los habitantes eran súbditos de la corona, ya que eran personas que tenían obligaciones y carecían de derechos. Los estados se organizaron de diferentes maneras. Cuando el gobierno se ejercía sobre ciudades independientes, hablamos de ciudades-estados. Estas tenían sus gobernantes, sus leyes y administraban sus propios recursos. Cuando el poder de un gobernante se ejercía sobre un territorio más amplio, que comprendía un conjunto de ciudades, hablamos de reinos. Los reinos se transformaron en imperios, cuando conquistaron nuevos territorios y los incorporaron a sus dominios. Para mantenerlos bajo su poder y explotarlos económicamente, fue necesario organizarlos y tomar medidas que los mantuvieran en paz.
FORMAS SOCIALES. La sociedad es un conjunto de individuos vinculados entre sí, por lazos económicos, políticos, religiosos y culturales. La sociedad era estratificada porque no todos los sectores fueron beneficiados por igual en el reparto de la riqueza. Se dividió en grupos de privilegiados y no privilegiados, siendo casi imposible el pasaje de un grupo social a otro. Los privilegiados poseían poder y riqueza y los no privilegiados eran los trabajadores. El hombre en esta sociedad no era considerado persona con derechos sólo tenía obligaciones, era un súbdito, dependiente del soberano.
FORMAS ECONÓMICAS. Aquí nos vamos a referir a la manera que tienen las sociedades de obtener los medios necesarios para su subsistencia (agricultura, comercio, manufacturas), a la distribución del excedente y a la participación del hombre en la producción y en los beneficios. La economía era controlada por el estado y era el resultado del esfuerzo colectivo. La agricultura era la base de la producción. Se le denominaba hidráulica o de de regadío porque se hicieron obras destinadas a lograr un mayor aprovechamiento del agua de los ríos. Desarrollaron el concepto de propiedad. Las tierras eran propiedad del templo, del rey y en algunas zonas como Mesopotamia existían muchos propietarios particulares.
FORMAS RELIGIOSAS. La religión es el conjunto de creencias y dogmas que establecen las relaciones entre el Hombre y la divinidad. En esa época la religión explicaba el origen del mundo y del hombre. Estaba vinculada a todas las actividades de la vida cotidiana, desde la fundación de una ciudad, la coronación de un rey, la conquista de un territorio, los desbordes de los ríos. Los hombres creían estar sometidos a poderes superiores y para conseguir sus favores debían realizar oraciones, sacrificios, y ofrendas para agradarles. Algunos pueblos practicaban la magia y la adivinación para alejar a los malos espíritus y conocer la voluntad de los dioses; también creían que la suerte de los hombres dependía de la posición de los astros en el firmamento. La mayoría de los pueblos eran politeístas (creían en muchos dioses); divinizaban a los astros y a las fuerzas de la naturaleza. Los hebreos concibieron la idea de un solo Dios, que no se representa ni se identifica con elementos naturales, eran monoteístas.
Bibliografía consultada: 
  • Geymonat, R, et al; Historia II. La Época Moderna en Europa y América. Ed Santillana.
  • Abadie, S; et al; Historia 2ºc.b. Europa, América y Uruguay entre los siglos XVI y XIX. Ed Monteverde.
  • Imágenes sacadas de Internet. 

martes, 13 de mayo de 2014

DE LA ALDEA A LA CIUDAD.

    Fue muy importante el excedente agrícola para que se diera el surgimiento de la vida urbana y con ella aparecieran las civilizaciones.

   a) Cómo surge el excedente(sobrante):


  • En las aldeas neolíticas, los campesinos se dedicaron a la agricultura, la ganadería y a las actividades artesanales.

  • En los valles de los ríos Nilo, Tigris, Éufrates, Indo, Ganges, Amarillo y Azul se desarrolló la agricultura de regadío; para ello se construyeron canales que permitieron aprovechar el agua necesaria expulsando el sobrante.

  •  Otro adelanto fue el aprovechamiento de la fuerza animal y el arado. El uso de metales (cobre, bronce e hierro) mejoró las herramientas de trabajo. Todo esto permitió producir por encima de las necesidades acumulándose un excedente.


   b) El excedente permite:


  • El aumento de la población.

  • El surgimiento de las ciudades. La ciudad es un centro donde ocurren muchas actividades diferenciadas (políticas, económicas y religiosas).

  • El desarrollo del comercio terrestre y marítimo facilitado por la invención de la rueda y la vela.

  • Mantener a trabajadores que se dedicaran exclusivamente a otras tareas que no eran las agrícolas como artesanos, comerciantes, funcionarios, sacerdotes, guerreros y gobernantes. Hubo "especialización de tareas".

  • El surgimiento de una autoridad fuerte que gobierne sobre todo el territorio ya que la agricultura de regadío requiere un esfuerzo colectivo y organizado.

  • El desarrollo de la actividad guerrera y la esclavitud, debido a la necesidad de materia prima y de defensa.

  • La invención de la escritura como herramienta para la administración (necesidad de llevar la contabilidad de la producción y del comercio). Así comienza la “Historia escrita".

  • El surgimiento de la "sociedad estratificada". La sociedad se dividió en grupos privilegiados y no privilegiados, ya que no todos fueron beneficiados por igual en el reparto de las riquezas.

  • El desarrollo de la técnica y la ciencia, para encontrar soluciones a problemas de la vida cotidiana.

  • La aparición de los primeros calendarios.
Bibliografía consultada: 
  • Geymonat, R, et al; Historia II. La Época Moderna en Europa y América. Editorial Santillana.
  • Abadie, S; et al; Historia 2ºc.b. Europa, América y Uruguay entre los siglos XVI y XIX. Ed Monteverde.
  • Imagen sacada de Internet.

sábado, 10 de mayo de 2014

Para repasar Neolítico.

Entrar al enlace y luego ampliar a pantalla completa con la flecha en doble sentido que aparece en el margen inferior derecho y después hacen clic sobre la ficha y se da vuelta y les brinda información. Así con el total de fichas. 

https://www.examtime.com/es-CL/p/1288018

martes, 6 de mayo de 2014

NEOLÍTICO.

Período de la Prehistoria que se inició con la aparición de la agricultura hace 10.000 años y termina con la aparición de la escritura hacia el 4.000 A.C.
Se caracterizó por la transformación económica, que implicó que los hombres cazadores, recolectores y pescadores complementaran estas actividades con la agricultura y la ganadería, produciendo así sus alimentos (economía productiva).
El cambio fue muy significativo, transformó su forma de vida, permitió el surgimiento de las aldeas donde el hombre cultivó la tierra y domesticó sus animales (cabras, vacas, ovejas, cerdos, aves de corral o el perro). Este proceso fue muy lento, estamos hablando de que pasaron miles de años para que se concretara esta producción de alimentos.
El historiador Gordon Childe incluso aplica para este proceso el término revolución entendiendo que los cambios fueron muy profundos: modo de obtención de alimentos, útiles de trabajo, creencias, vestimenta, etc.
Desde el punto de vista geológico este período histórico coincide con el retiro de los hielos –glaciales- hacia los polos y la aparición de los bosques junto a un clima más benigno para el hombre. Para la megafauna (mamuts, rinocerontes lanudos, tigres diente de sable) fue el tiempo de la emigración hacia el norte que terminaría más tarde con su extinción. Los bosques se poblaron entonces de animales más pequeños y veloces que constituyeron presas de caza para el hombre.
¿Cómo se llegó a la práctica de la agricultura? Es probable que la región del Cercano Oriente creciera el trigo en forma silvestre, y que el hombre por medio de la observación se diera cuenta que de las semillas caídas de la planta nacía el trigo. Probaron entonces arrojar estas semillas en un terreno, y al crecer recogieron su cosecha.
Los historiadores creen que la agricultura fue un descubrimiento femenino, ya que eran las mujeres quienes tenían como tarea la recolección de frutos y pudieron allí observar el proceso antes descripto.
Probablemente en los inicios de esta práctica la agricultura fuera de carácter itinerante, ello significa que se escarbaba el suelo y luego se plantaba sin abono ni riego, obteniendo así una baja productividad. Ello obligó a los hombres a desplazarse a ser itinerantes.
La incorporación del arado, de los fertilizantes, la mejora en las técnicas de cultivo con el pasaje del tiempo, generará la posibilidad de que el hombre permanezca sedentario en la aldea.
Como consecuencia de la práctica de la agricultura y la domesticación de animales, la producción de alimentos aumentó y con ello el número de habitantes de las primeras aldeas sedentarias  y autosuficientes (tratan de producir todo lo que necesitan).
Aparecen herramientas nuevas como el arado, la hoz, la azada o el mortero de piedra.
Las técnicas del período eran: pulido, cestería, hilado, tejido y cerámica.
En estos espacios poblados, se levantaron viviendas en las que habitaban grupos con lazos familiares. Los historiadores mencionan en esta época la aparición del matriarcado, es decir de familias que estaban a cargo de las mujeres que realizaban tareas muy importantes tales como la cerámica, el tejido o el trabajo de la tierra. Como los hombres se ocupaban de la caza y la ganadería podemos decir que había una división de actividades por sexo. Los niños no están al margen del trabajo, ellos tiene tareas tales como: el pastoreo y la ayuda en la agricultura.
Como vemos, la vida del hombre se ha vuelto más compleja que en el Paleolítico, ello exigió la aparición de una autoridad que disciplinara las relaciones entre los miembros de la aldea. Las investigaciones dicen que es probable que existiera un “Consejo de ancianos” integrado por aquellos individuos que como fruto de su edad conocían las costumbres de la comunidad, tenían experiencia y podían trasmitirla.
Desde el punto de vista de las creencias, la preocupación por la muerte continuó siendo un tema central; por ello se mantuvieron los enterramientos con la esperanza de la vida de ultratumba. En este período los enterramientos presentan la novedad de ser realizados bajo unas enormes estructuras de piedra conocidas con el nombre de dólmenes. Se conformaban con piedras horizontales y verticales (menhires) que llegaban a medir 10 a 20 metros de altura. Transformaron en dioses a las fuerzas de la naturaleza como el sol, el rayo, la lluvia o la tierra.  Los historiadores han denominado a estas construcciones de piedra monumentos megalíticos, siendo el cromlechs (menhires dispuestos en círculo) de Stonehenge en Inglaterra, el ejemplo más difundido.
En el arte se destacaron en las construcciones con piedras de gran tamaño como los menhires, dólmenes o cromlechs.
Perfeccionaron el arte mobiliar y el rupestre.



 
 HERRAMIENTAS.
ZONAS CON PRINCIPALES CULTIVOS Y ANIMALES DOMESTICADOS. 


                                                                           
DÓLMEN.
CROMLECHS
MENHIR.    

Bibliografía consultada: 
  • Geymonat, R, et al; Historia II. La Época Moderna en Europa y América. Editorial Santillana.
  • Abadie, S; et al; Historia 2ºc.b. Europa, América y Uruguay entre los siglos XVI y XIX. Ed Monteverde.
  • Imágenes sacadas de Internet.