martes, 22 de mayo de 2018

LA ECONOMÍA HISPANOAMERICANA DURANTE LOS SIGLOS XVI Y XVIII


El contacto entre América y Europa, dio origen a un importante intercambio de especies animales y vegetales, que cambiaron la economía de ambos continentes. Desde los inicios, los españoles se interesaron en las plantas americanas, base de la alimentación y de las medicinas indígenas. El uso y la difusión de las plantas americanas y europeas, fue, al comienzo, en forma aislada realizado por soldados, marinos y las órdenes religiosas. Luego se realizará a través de la Corona española.

La explotación de los recursos americanos

La explotación de los recursos se realizó en dos etapas:
  • en la primera mitad del siglo XVI se produjo la etapa extractiva: se apoderaron de los tesoros indígenas.
  •  a mediados del siglo XVI comenzó la etapa “productiva” con la explotación de las minas de plata de Zacatecas  en México y de Potosí en Perú.
Los reyes mantenían derechos de propiedad (regalías) sobre determinados bienes: minas de oro y plata, extracción de la sal, piedras preciosas, perlas, así como sobre las tierras sin repartir. Pero en general, concedían la explotación de esos bienes a los particulares, a cambio de la entrega, generalmente, del quinto de lo producido, llamado "quinto real".

La minería

La explotación minera fue la principal fuente de ingreso para España. Los yacimientos podían ser de metales preciosos (como oro, plata, platino), de metales útiles (como mercurio, cobre, estaño, hierro y plomo), de piedras preciosas (esmeraldas), de sal, de azufre, y de piedra caliza. 
La explotación no fue fácil debido a las zonas en que se encontraban los yacimientos, la falta de técnicos europeos y de mano de obra calificada, el anegamiento de las galerías de las minas, entre otras razones. A fines del siglo XVIII, las minas de plata censadas en el Perú eran 546. Por esta razón, los virreinatos de México y de Perú fueron considerados como los "virreinatos del oro y de la plata". A partir de 1630 comienza a declinar la producción minera. Las razones de esta reducción fueron: el aumento del contrabando de los metales, el costo de la producción, la disminución del rendimiento de las minas, el aumento de los impuestos, la reducción de la mano de obra y el consumo por parte de la población de objetos de plata y oro.
El metal precioso americano le sirvió a España para:
  •  Pagar los gastos de la Corona, y de la administración del Imperio: funcionarios, ejército, etc.
  •  Costear las guerras de los reyes en Europa.
  •  Armar los buques de escolta de la armada real que acompañaban a los convoyes que entraban y salían de España a América.
  •  Comprar mercaderías a otros países para abastecerse ella y a América. Por esta razón, salieron de España enormes cantidades de metales preciosos, durante los siglos XVI y XVII, beneficiando a países como Francia, Holanda e Inglaterra.

La Tierra

El concepto de propiedad de la tierra era desconocido entre las civilizaciones indígenas. Pero, los derechos generados por cientos de años de uso se perdieron así como el intercambio de productos entre las comunidades, de acuerdo a lo que cada una producía, como resultado de la conquista. La propiedad de la tierra pasó a corresponder, por derecho y en teoría a la Corona española. Pero por "gracia" o "concesión" (también llamada "merced"), los particulares podían adquirir títulos de propiedad sobre ella.
A partir del siglo XVIII, y como consecuencia del descenso
demográfico y de la producción minera, se generalizó el proceso de apropiación de tierras. Surgieron así los latifundios, las típicas haciendas coloniales. La mano de obra de este tipo de propiedad estuvo representado por el peón, aunque hubo variantes regionales. Los pueblos de indios, que necesitaban tierras suficientes para producir y garantizar el pago de los tributos en especie, se vieron perjudicados.
La Iglesia, en especial las órdenes religiosas, tuvieron un papel muy importante en la formación de la gran propiedad: a través de donaciones, compras, usurpaciones y herencias, lograron acumular la mayor fortuna territorial del mundo colonial.

Manufacturas

Las manufacturas no tuvieron gran desarrollo en América porque el gobierno español no las fomentó o las prohibió para evitar la competencia con las españolas. Pero a medida que la población americana aumentó, no bastó con la producción importada. Se hizo necesario desarrollar algunas manufacturas como: la industria minera (especialmente la de la plata); la industria azucarera; la carpintería; la textil (obrajes); la naval y la maderera. También se elaboró harinas, vinos, aguardientes y chocolates. Se utilizó el cuero y con la carne se hizo charque; se aprovechó la miel.
La manufactura más extendida fue la textil realizada con mano de obra indígena. México fue el único territorio al que se le permitió la fabricación de cerámica.

El comercio entre España y América

La política comercial española con respecto a América se basó en el mercantilismo. Se estimaba que América era una fuente de riquezas: ofrecía mercados para los productos españoles, suministraba materias primas y, sobre todo, producía enormes cantidades de metales preciosos. Por ello, España monopolizó todo el comercio con las Indias. Esta política monopolista se mantuvo hasta el fin del régimen colonial. A esto se le llamó " pacto colonial".

Los instrumentos del mercantilismo

  •  Puerto único:

Los puertos de Sevilla, y luego Cádiz, monopolizaron el comercio con América. Los comerciantes,  controlaban el volumen y la calidad de la mercadería que salía hacia América y establecían, según su parecer, los precios para su venta en ella. Este sistema de "puerto único" tenía su similar en América. Sólo tres puertos estaban habilitados para el comercio con España: Veracruz en México, Cartagena en Nueva Granada (Colombia) y Portobelo en Panamá. De esta manera se llevaban productos de América y Europa a Oriente y se traía mercadería de esta zona.

  •  Flotas y galeones:

El comercio con América se realizaba a través del sistema llamado de "flotas y galeones". Eran barcos de carga protegidos por barcos de guerra (galeones), para evitar la acción de los corsarios y los piratas, y asegurar que los metales preciosos llegaran a España. 
Se enviaban dos flotas por año: una salía de España en abril y se dirigía a Veracruz en México; la otra salía en agosto y llegaba a Portobelo y Cartagena. Ambas se reunían en la Habana en marzo del año siguiente y regresaban juntas a España. El comercio entre las diversas regiones de América estaba prohibido sobre todo de los artículos que le pudieran hacer competencia a los que exportaba España.

  •  Comercio con América del Sur:

El comercio con América del Sur se realizaba desde Panamá por el Océano Pacífico hacia el puerto del Callao, en Perú. Desde allí, y a lomo de mula, utilizando los caminos indígenas, se cruzaba la cordillera de los Andes y se abastecía la zona del Río de la Plata. 
Debido a las distancias y a los innumerables intermediarios, un producto que llegaba al Río de la Plata se encarecía hasta un 600 %.

El fracaso del monopolio

España tenía muy poco desarrollada su producción y no pudo abastecer todas las necesidades americanas. Por ello debió recurrir a la compra de mercaderías extranjeras, especialmente de Flandes, Francia e Inglaterra. Los comerciantes españoles se transformaron, así, en simples intermediarios. España tuvo, por este motivo, una balanza comercial desfavorable, pues el oro proveniente de las Indias pagaba sus importaciones europeas. Por su parte, las colonias estuvieron irregular e insuficientemente abastecidas de productos europeos. Esto permitió el desarrollo del contrabando en América. Los principales protagonistas de esta actividad fueron ingleses y franceses. A través del contrabando, los americanos recibían mercaderías más variadas y a precios más bajos que las que provenían de España. La reacción de las autoridades españolas ante estos graves peligros, fue por un lado, proteger los barcos con galeones; por otro, la construcción de fortificaciones para proteger los puertos, con guarniciones militares profesionales. 
Los corsarios eran franceses, holandeses, pero el papel más importante fue desempeñado por los ingleses. Los personajes que alcanzaron la mayor celebridad fueron Hawkins, Drake y Morgan. 

Material extraído de CD “Colección Historia Digital. La Historia, saber en construcción, 2º año”.           

martes, 15 de mayo de 2018

ORGANIZACIÓN POLÍTICA DE AMÉRICA DEL SIGLO XVI HASTA EL SIGLO XVIII

"Régimen Indiano"

Sistema político, económico y social que creó España para gobernar, administrar y explotar éstas tierras en este período.
La Corona española, el Rey, tuvo muchos dominios, y son los territorios que gobernaba.
España es dominio del Rey. América es dominio del Rey. Legalmente, tanto España como América tuvieron igual categoría. Sus habitantes (españoles e indígenas) fueron vasallos del Rey en igualdad de condiciones y, por ser vasallos (personas dependientes del Rey), no pueden ser esclavos.
En realidad, España controlaba, dominaba y explotaba a América. Un territorio dominado por otro país recibe el nombre de COLONIA. América era COLONIA de España.
Con respecto a la gente, los indígenas eran como esclavos de los españoles y solo en algunos lugares fueron tratados como seres humanos libres.

La Organización Política de América

América queda a mucha distancia de España. El Rey no podía tomar resoluciones directamente: no conocía América por estar tan lejos. Es por ello que necesitó de otras personas que lo ayudaran para gobernar sus dominios americanos, algunas estaban en España y otras en América y gobernaron en su nombre.

Las autoridades que ayudaban al Rey y estaban en España eran:

  • El Consejo de Indias, que se encargaba de aconsejar al Rey sobre las leyes para América y el nombramiento de los funcionarios.

  • La Casa de Contratación, su trabajo era realizar los contratos comerciales con los capitanes de barcos, tripulación y sus dueños; controlaban las mercaderías que salían de España para América y las riquezas que recibía el Rey.

Las autoridades que ayudaban al Rey y estaban en América eran:

  • El Virrey, autoridad máxima de un virreinato.
  • El Gobernador, autoridad máxima de una gobernación (los virreinatos se subdividían como un país se subdivide en provincias).
  • El Cabildo, autoridad máxima de una ciudad americana ( imitado de España). Es un organismo colegiado y la cantidad de sus miembros dependía de la importancia de la ciudad. Duraban 1 año en sus funciones. Al primero lo nombra el fundador de la ciudad, luego estos designaban a quien les sucedía. Con el correr del tiempo la mayoría de los cargos eran vendidos. Los cabildantes representaban la parte "más sana y distinguida" del vecindario (debían poseer propiedades y linaje; estaban excluidos los moros, judíos, negros, mestizos y mulatos, al igual que los indios). Sus funciones eran: realizar obras públicas, vigilar el abastecimiento de la ciudad, controlar el servicio de hospitales,  mantener el alumbrado público, controlar los precios y  crear escuelas. El Cabildo fue la única institución donde el criollo se hallaba representado (su papel en las revoluciones de independencia será muy importante).Pensemos en nuestro país. Cuando había graves problemas a resolver, se llamaba a un Cabildo Abierto que era una reunión en la cual participaban las autoridades conjuntamente con los "vecinos" (propietarios, gente de clase alta, sacerdotes, autoridades militares).
  • Las Audiencias, que eran un grupo de personas que resolvían los problemas judiciales. Se formaban en las ciudades más importantes.
  • Los Consulados, que se encargaban de resolver los problemas económicos en las diversas zonas.
  • Los Capitanes Generales, autoridades máximas en las guarniciones militares de frontera.  Las capitanías se situaban donde había mayor resistencia indígena o ataques de extranjeros por ejemplo: Chile, Venezuela, Cuba.
  •  Los Adelantados, que eran los primeros (por eso eran adelantados) en llegar a una zona americana para descubrirla, explorarla, conquistarla e iniciar la colonización. 
 Todos los funcionarios que terminaban su actuación en un cargo eran sometidos a un Juicio de Residencia para constatar si realmente cumplieron debidamente con su trabajo.

 Material extraído de CD “Colección Historia Digital. La Historia, saber en construcción, 2º año.”.

Actividad:

     1)      ¿A qué se llamó Régimen Indiano? 
     2)      Realiza un esquema de la organización política creada por España para América en el período colonial.
     3)      Explica el funcionamiento de los Cabildos y la importancia que tenían.


martes, 8 de mayo de 2018

LA JUSTIFICACIÓN DE LA CONQUISTA

    El encuentro de un mundo desconocido para Europa planteó una serie de interrogantes:
    - ¿tenía España derecho a apropiarse de estas tierras?;
    - ¿era lícito emplear la fuerza para adueñarse de ellas y evangelizar a los indios?;
    - ¿en qué títulos jurídicos basaron los españoles su dominio?

    Hubo justificaciones por parte de la Corona española, conquistadores y religiosos.

    La Corona española, al igual que la portuguesa, buscó legitimar su conquista pidiendo ayuda al Papa, árbitro de las contiendas entre los monarcas desde la Edad Media. Él reconoció a los Reyes Católicos su soberanía en el Nuevo Mundo mediante bulas pontificias (documentos aprobados por el Papa y aceptados por los cristianos) y el Tratado de Tordesillas.
    Frente a los malos tratos dados a los indios del Caribe, se crearon instituciones y leyes para protegerlos. A pesar de ello, los malos tratos a los indígenas continuaron y fueron denunciados por los dominicos Fray Antón de Montesinos y Fray Pedro de Córdoba. Los conquistadores fueron defendidos por Juan López de Palacios Rubios, quien redactó el “requerimiento”, documento por el cual se requería a los indios obediencia al rey, por considerarlo dueño y señor de tierras y hombres.
    Se les pedía acatar la autoridad del conquistador y el cristianismo como religión.
    Si éstos no juraban acatar el requerimiento, era “justo” combatirlos.
    La justificación de la conquista y el requerimiento, tuvo defensores y opositores.

    LA OPOSICIÓN A LOS DERECHOS DEL INDIO: El teólogo Juan Ginés de Sepúlveda.

    Defendía la misión civilizadora del hombre blanco que le daba el derecho al dominio sobre pueblos “primitivos”.
    Creía que los españoles eran un pueblo elegido y superior, que podían tener el destino del mundo. Por lo tanto, debían dominar a los indígenas pertenecientes a una “cultura inferior”.
    Para él eran “bestias salvajes”, practicaban “absurdas idolatrías”, “sacrificaban vidas humanas”, “desconocían la honestidad y el pudor”, y les negaba condición humana al caracterizarlos como “animales que hablan”.
    Estos conceptos provocaron muchas polémicas, hasta que el 1537, el Papa Pablo III proclamó una Encíclica (carta enviada a las iglesias) diciendo que los indios eran hombres verdaderos y tenían alma y que podían disponer de sí mismos y de sus propiedades.

    LOS DEFENSORES DEL INDIO: Fray Bartolomé de las Casas y Padre Francisco de Vitoria.  
                                                                Primer debate moderno de los derechos humanos.
    • Fray Bartolomé de las Casas: De las Casas viaja a América en 1502 como encomendero, por lo que allí apreció las  injusticias que se cometían con los indígenas y sus propiedades, lo que lo hizo unirse a la orden de los Dominicos. En 1542, en presencia del rey Carlos V, se atrevió a sostener que la conquista  del Nuevo Mundo eran “invasiones violentas de crueles tiranos condenados no sólo por la ley de Dios sino por las leyes humanas”. Consideraba que indios y españoles eran iguales en cuanto que todos eran hombres. El “retraso cultural” en que se encontraba se justificaba por su “falta de educación” y “costumbres bárbaras”. Pero esto no los privaba del derecho de tener sus posesiones. Reclamó que se anularan todas las conquistas realizadas y se restituyeran los territorios a  los aborígenes. Sostenía que si bien el Nuevo Mundo fue concedido por el Papa Alejandro VI a España y Portugal para que transmitieran el Evangelio, eso no les daba derecho a utilizar a los nativos para su provecho y mucho menos tratarlos como inferiores. En 1531, Las Casas sugiere traer de España esclavos para realizar ciertas labores que se estaban encomendando a los nativos. De ahí ha surgido una peculiar "leyenda negra" contra Las Casas, según la cual él sería el principal responsable de la introducción y ampliación de la esclavitud africana en América, aunque la introducción de esclavos africanos precedió por más de una década las primeras sugerencias de Las Casas. 
     Estas discusiones lograron que el gobierno español diera a las nuevas conquistas el carácter de empresa, cuyo objetivo era llevar el amor pacífico y cristiano al prójimo y que en vez de conquista, se hablara de pacificación con el compromiso de tratar humanamente a los aborígenes.
    • Padre Francisco de Vitoria. El Padre Vitoria también cuestionó la conquista y defendió a los indígenas. Negó el dominio temporal del Papa, es decir, el poder de resolver problemas materiales, como la concesión de territorios a la Corona española, pues su verdadero poder era espiritual. Por lo tanto, dijo: “ninguna potestad tiene el Papa sobre los indios ni sobre los demás infieles”. También negó el derecho de conquista  del Emperador, pues las tierras americanas ya estaban habitadas y por eso no se las podía considerar “cosas de nadie”. Los príncipes paganos eran tan legítimos como los monarcas cristianos, pues su poder derivaba del derecho natural ante el cual todos los hombres son iguales. Para él, las guerras no se debían hacer para el exterminio de los pueblos sino para la defensa del derecho y el establecimiento de la paz.

    Material sacado de: Abadie, S; et al; Historia 2ºc.b. Europa, América y Uruguay entre los siglos XVI y XIX. Ed Monteverde.

    viernes, 4 de mayo de 2018

    LA CONQUISTA ESPAÑOLA EN AMÉRICA

    Hacia el año 1550, la conquista militar de América, había finalizado. En 30 años (1519-1550) se había dominado un territorio de 24 millones de kilómetros cuadrados. Esta hazaña de rapidez sorprendente, la realizó un puñado de hombres, de aventureros, que lograron vencer la naturaleza hostil y las grandes distancias.
    Fue un proceso doloroso y sangriento. En 1517, cuando Carlos I es coronado rey de España, las posesiones castellanas en América se limitaban a las principales islas del mar Caribe: Haití, Puerto Rico, Jamaica, Cuba y a pequeños territorios en Darién (Colombia) y Panamá. Treinta y ocho años después los españoles controlaban México y Centroamérica en su totalidad, la mayor parte de América del Sur e iniciaban la penetración en América del Norte, que los llevaría, más tarde, a dominar el sur de los Estados Unidos desde Florida a California.

    ¿Cómo era el conquistador español?

    El conquistador español era un hombre experimentado, llevaba varios siglos de lucha contra los musulmanes. Además estaba habituado a enfrentarse y sobrevivir con gente de costumbres y religiones diferentes. Era un hombre que poseía una personalidad con rasgos medievales y renacentistas. Entre los primeros se destaca el espíritu de cruzada; el combatir por su fe y por su rey, convertir al infiel y conquistar nuevas tierras para el cristianismo. Entre los segundos, sobresalen el afán de riqueza, de fama, de poder, sed de aventuras y la sobrevaloración de su propia persona. Poseía un fuerte individualismo, que lo llevó muchas veces a ser cruel. No existía contradicción entre servir a Dios y enriquecerse. La guerra era una profesión honorable.

    Origen social

    El conquistador español perteneció a todas las clases sociales. En esta aventura participaron segundones, pobres pastores, acostumbrados a recorrer grandes distancias a pie, vagabundos, algún hidalgo, jóvenes sin porvenir, que en vista de las fortunas espectaculares que América ofrecía, no promovieron una colonización provechosa de labradores y granjeros. La casi totalidad de los conquistadores eran de Andalucía y Extremadura. Una de las razones fue que Sevilla era el único puerto de salida hacia América y Andalucía fue el último escenario de la guerra contra los musulmanes. El fin de esta guerra provocó una gran desocupación entre los jóvenes. La conquista les abría la oportunidad de enriquecerse y continuar la lucha contra el infiel en el territorio americano.

    Características de la conquista

    La conquista fue una empresa realizada por particulares pero controlada por la Corona española. El particular, aspirante a conquistador, negociaba con la Corona la empresa a realizar. Una vez logrado el acuerdo se firmaban contratos llamados "capitulaciones", documento legal otorgado por el Rey en el cual se señalaban los derechos y obligaciones de ambas partes, así como las sanciones en caso de incumplimiento.

    Derechos: Uno de los derechos que obtenía el conquistador era explorar, ocupar y colonizar la tierra y la décima parte de las riquezas obtenidas si la empresa prosperaba. Se le otorgaba el título de "Adelantado", es decir, adelantar (conquistar) tierras para la Cristiandad.

    Obligaciones: Sus obligaciones eran cubrir los gastos de la expedición, conseguir armamento y caballos; reclutar la tropa y destinar la quinta parte del botín para el Rey, llamado "el quinto real", fundar puertos y tratar bien a los indios, procurando su conversión al Cristianismo.

    ¿Cómo se logró el dominio?

    El número de conquistadores, entre 1509 y 1550, se calcula en 15.000 hombres, es decir, el 0,2 % de la población española. Esto nos lleva a preguntarnos cómo tan pocos hombres lograron el dominio de aproximadamente 100 millones de personas. Las respuestas a esta pregunta serían:

    Creencias indígenas: Los aztecas e incas identificaron a los españoles con sus dioses por su aspecto: estos eran blancos, barbudos, tal como ellos representaban a Quetzacoatl (dios azteca) y a Viracocha (dios inca), cuyo regreso era esperado por ambas culturas.

    Superioridad técnica: La inferioridad numérica del conquistador fue compensada por el uso del caballo, las armas de fuego, las armaduras y espadas de metal y los perros "mata-indios." Los indígenas en contraposición disponían de arcos y flechas, dardos envenenados, lanzas, macanas (mazas de madera dura con incrustaciones de piedra), protegían el cuerpo con ropas acolchadas de algodón, cascos y escudos, que no servían ante las armas españolas.

    Enfermedades desconocidas: Los españoles trajeron enfermedades desconocidas en América, como la viruela, el tétanos, la tuberculosis, la gripe, la lepra, el sarampión, la peste bubónica, el tifus, que diezmaron las poblaciones indígenas y se consideran una de las causas más importantes de su exterminio.

    Rivalidades: Las rivalidades entre los propios indígenas facilitaron el proceso de conquista. Estas luchas eran producto de los procesos de conquista territorial que habían realizado los aztecas sometiendo a otros pueblos y las ambiciones personales entre los incas.
      

    Bibliografía consultada: 
    • Geymonat, R, et al; Historia II. La Época Moderna en Europa y América. Editorial Santillana.
    • Abadie, S; et al; Historia 2ºc.b. Europa, América y Uruguay entre los siglos XVI y XIX. Ed Monteverde.